Enfermedades Infecciosas o Parasitarias

Las enfermedades infecciosas y parasitarias son afecciones causadas por microorganismos, como bacterias, virus, hongos o parásitos, que ingresan al organismo y provocan respuestas patológicas. Este informe ofrece una visión general de estas enfermedades, su clasificación, modos de transmisión, síntomas comunes y medidas de prevención.

I. Clasificación De Las Enfermedades Infecciosas o Parasitarias:

  1. Bacterianas: Causadas por bacterias, ejemplos incluyen la tuberculosis y la salmonelosis.
  2. Víricas: Provocadas por virus, como la gripe, el VIH y el dengue.
  3. Fúngicas: Originadas por hongos, como la candidiasis y la tiña.
  4. Parasitarias: Causadas por parásitos, incluyendo la malaria, la giardiasis y la toxoplasmosis.

Algunas Enfermedades Infecciosas o Parasitarias  

Gastroenteritis o colitis de origen infeccioso
Infecciones de transmisión predominantemente sexual
Enfermedades micobacterianas
Algunas enfermedades estafilocócicas o estreptocócicas
Infecciones bacterianas piógenas de la piel o de los tejidos subcutáneos
Algunas enfermedades bacterianas zoonóticas
Otras enfermedades bacterianas
Enfermedad por el virus de la inmunodeficiencia humana
Infecciones virales del sistema nervioso central
Infecciones no virales y no especificadas del sistema nervioso central
Dengue
Algunas fiebres virales transmitidas por artrópodos
Algunas zoonosis virales
Otras enfermedades virales
Influenza
Hepatitis viral
Infecciones virales caracterizadas por lesiones cutáneas o mucosas
Micosis
Infestación parasitaria de localización no especificada
Sepsis
Algunos otros trastornos de origen infeccioso
Secuelas de enfermedades infecciosas

II. Modos de Transmisión De Las Enfermedades Infecciosas o Parasitarias:

  1. Vía Respiratoria: La propagación a través de gotas respiratorias, presente en enfermedades como la gripe y la tuberculosis.
  2. Vía Oral-Fecal: Contaminación de alimentos o agua, causando enfermedades como la gastroenteritis y la hepatitis A.
  3. Transmisión Vectorial: Mediante insectos o animales portadores, como mosquitos en casos de malaria y fiebre del dengue.

III. Síntomas Comunes De Las Enfermedades Infecciosas o Parasitarias:

Los síntomas varían según el tipo de enfermedad, pero pueden incluir fiebre, fatiga, diarrea, erupciones cutáneas, dolor y malestar general.

IV. Prevención y Control De Las Enfermedades Infecciosas o Parasitarias:

  1. Vacunación: La inmunización es clave para prevenir enfermedades virales, como el sarampión y la poliomielitis.
  2. Higiene Personal: Prácticas como el lavado de manos adecuado reducen la propagación de enfermedades bacterianas y virales.
  3. Control de Vectores: Eliminación de hábitats propicios para insectos vectores, como mosquitos, para prevenir enfermedades como el zika y el chikungunya.
  4. Tratamiento Rápido: Diagnóstico y tratamiento oportunos son esenciales para evitar la propagación de enfermedades infecciosas.

V. Desafíos y Amenazas Emergentes De Las Enfermedades Infecciosas o Parasitarias:

  1. Resistencia a Antibióticos: El uso excesivo de antibióticos ha llevado al desarrollo de cepas resistentes, complicando el tratamiento de infecciones bacterianas.
  2. Pandemias: La aparición de nuevos patógenos, como el SARS-CoV-2, destaca la necesidad de preparación para pandemias globales.
  3. Acceso a Atención Médica: Desafíos económicos y geográficos pueden limitar el acceso a la atención médica, aumentando el riesgo de propagación de enfermedades.

VI. Investigación y Desarrollo:

La investigación continúa para desarrollar vacunas más efectivas, tratamientos innovadores y estrategias de control de vectores más eficientes.

VII. Importancia de la Educación:

La conciencia pública sobre prácticas de prevención, síntomas y búsqueda de atención médica temprana es esencial para controlar la propagación de enfermedades infecciosas.

VIII. Impacto Global:

Estas enfermedades afectan significativamente la salud pública, la productividad económica y la calidad de vida. La cooperación global es clave para abordar estos desafíos.

Conclusión:

Las enfermedades infecciosas y parasitarias siguen siendo una preocupación de salud global. La prevención, el diagnóstico temprano y la investigación continua son fundamentales para mitigar su impacto. La colaboración entre gobiernos, organizaciones de salud y comunidades es esencial para enfrentar estos desafíos y trabajar hacia un mundo más saludable y resistente ante amenazas infecciosas.